Exploring Liwa: road to Moreeb Dune (feat. Cars Museum)

Si tuviese que jurar que es la última vez que escribo sobre el desierto de Liwa, me traicionaría a mi mismo, pues me fascina, es una autentica y simplísima maravilla de la naturaleza, y motivo suficiente para visitar esta región, a parte de sus otros atractivos.

Nos dirigimos de nuevo a Liwa a través de la carretera de va de Mezairaa hasta la base de Moreeb Dune

Hemos hablado en otros posts de los entornos de la parte oriental del Oasis de Liwa y sus visitas guiadas. Esta vez hemos cambiado de lado, para testear y recorrer la carretera que va desde Mezairaa hasta la famosa Moreeb Dune (supuestamente la duna más alta de UAE con 300m de altura). Es una alternativa genial para adentrarse al desierto sin necesidad de guía alguno ni de ningún vehículo especial, y un rincón de fácil acceso para montar una acampada en el desierto (proyecto a la vista!).

La mejor ruta para ir a Mezairaa es la carretera que va desde la E-11 (dirección Tarif) y que desvía hacia Madinat Zayed, en total unas 2h aproximadamente desde Abu Dhabi son suficientes para llegar a las puertas del desierto

Una vez en Mezairaa, los paneles indicando Moreeb Dune (o Tal Mireb) abundan, y en pocos minutos estamos en una de las carreteras más escénicas que jamás he recorrido.

Una vez abandonado la zona del Oasis, la tipología del desierto cambia drásticamente, y las dunas adquieren proporciones espectaculares, entre ellas se encuentran los sabkha (las zonas grisáceas del mapa, son planos muy ricos en sales y constituyen los “tapones de llenado” de las aguas subterráneas que se albergan bajo el desierto de Liwa, las pocas veces que llueve, claro)

Hoy estrenamos nuevo juguete, una conocida aplicación para móvil llamada Endomondo, que no solo registra a la perfección el recorrido (ver arriba), sino que también muestra los cambios de altura de la ruta, para que veáis la magnitud de los desniveles

A parte del paisaje per se, se encuentran también a lo largo de la carretera un par de granjas de camellos muy sencillas y autenticas en las que pudimos pararnos, los encargados son muy agradables y no dudaron en dejar que los pocos foráneos que puedan frecuentar la vía vean y toquen los camellos e incluso nos ofrecieron leche de camello.

Menos mal que abundan carteles, porqué a éste le quedan semanas de vida antes de ser embebido…

Las manos más curtidas del mundo sacan a una camello para acomodarla en el departamento de parteras

Al final de la carretera se encuentra el campamento base de la famosa Moreeb Dune, que a parte de su altura ofrece una inclinación de 50 grados (sólo por esta vez, el sintagma 50 grados no va acompañado de la designación centígrados, no os acostumbréis), y en el que se organizan varias competiciones de ascensión, un desafío total para vehículos pesados, y otro más de los excéntricos deportes nacionales que se practican por aquí.

Llegamos a la base de Moreeb Dune, visiblemente alta, y nos rencontramos con algún signo de civilización

Como guinda del pastel, recomiendo recorrer el oasis en dirección a Hameem, y hacer el viaje de vuelta por la carretera que va de Hameem hasta la E-11 ya que es mucho más escénica (se ven multitud de camellos, e incluso pudimos ver una preciosa gacela en libertad, momento mágico).

Tomar esta vía ofrece también la posibilidad de pararse a visitar la famosa colección privada de vehículos de su alteza el Sheikh Hamad Bin Hamdan Al Nahyan, para hablar de la cual voy a utilizar lo minimo que mi cerebro necesita para continuar en actividad, pues la excentricidad habla por ella sola, y no se puede pedir más en medio del desierto, juzgad por vuestros ojos! Os dejo con una pequeña muestra…

En la puerta del museo nos espera un viejo Mercedes transformado al puro estilo Big Foot americano

En su interior podemos disfrutar desde estas preciosas colecciones de coches clásicos…

…hasta una replica de un Dodge 8 veces más grande que al original (con camarote incluido)…

…pasando por 7 viejos Mercedes monocromo, uno de cada color, claro, para cada día de la semana…

…y como no, una casa remolcable para poder llevarse donde sea sus camellos y fumarse su cachimba!

Ahora entendemos mejor porque le llaman Rainbow Sheik…

Nos vemos en el próximo post. Salu2, Abu.

2 responses to “Exploring Liwa: road to Moreeb Dune (feat. Cars Museum)

Escribe tu respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s